¡Escríbenos!

Medicina
Hiperbárica

Equilibra el metabolismo/ Restaura el sistema inmunologico

Aporta mayor cantidad de oxígeno a los tejidos
Acelera la cicatrización de heridas, recuperación de lesiones musculares y fracturas oseas

¿Qué son los tratamientos hiperbáricos?

El tratamiento con oxígeno hiperbárico (OHB) se refiere más comúnmente a la administración de mayores niveles de oxígeno a una presión mayor que la ambiental por una duración prescrita de 60 a 90 minutos.

La OHB reduce la hinchazón y permite que nuevos vasos sanguíneos crezcan más rápidamente

El aire que respiramos generalmente proporciona suficiente oxígeno para el metabolismo normal del cuerpo y la reparación del daño tisular después de una lesión o enfermedad. Sin embargo, aumentar la presión que rodea al paciente en una cámara hiperbárica y usar oxígeno al 100% puede permitir un aumento muy significativo en la cantidad de oxígeno disuelto en el torrente sanguíneo. Esto se suma al oxígeno transportado por la hemoglobina. Normalmente, la cantidad transportada disuelta en plasma es de aproximadamente 0,3 ml por 100 ml de sangre. Al doble de la presión atmosférica (2 ata) respirando 100% de oxígeno, esto aumenta a 3 ml de oxígeno en 100 ml de sangre. La concentración incrementada significa que el gradiente para el transporte de oxígeno libre desde la sangre a los tejidos se incrementa 10 veces.

Cuando los tejidos se dañan, los capilares dentro de los tejidos también se dañan, lo que aumenta las distancias para que el oxígeno se difunda. Esto puede conducir a un grave déficit de oxígeno en los tejidos, incluso cuando la cantidad de oxígeno transportado en la sangre es normal. El objetivo de usar el aumento de la presión y la concentración de oxígeno es elevar los valores de oxígeno del tejido hacia la normalidad para iniciar mecanismos normales de reparación celular. De hecho, el oxígeno, como la glucosa y el agua, es un sustrato esencial.

El oxígeno se disuelve en la sangre y se transporta, en combinación con la hemoglobina en los glóbulos rojos en todo el cuerpo. Este oxígeno disuelto pasa a los tejidos. Respirar altos niveles de oxígeno en condiciones hiperbáricas provoca una mayor absorción de oxígeno por parte de los fluidos corporales, por lo que puede llegar a áreas donde la circulación disminuye o se bloquea y, por lo tanto, mejora la recuperación. El oxígeno adicional tiene beneficios adicionales, ya que aumenta en gran medida la capacidad de los glóbulos blancos para matar las bacterias. También reduce la hinchazón y permite que nuevos vasos sanguíneos crezcan más rápidamente en las áreas afectadas.

La hipoxia tisular severa (privación de oxígeno) tiene muchos efectos adversos al abolir la actividad celular normal como, por ejemplo, la pérdida de conciencia por la incapacidad de la actividad de los glóbulos blancos en la infección. Solo la administración de oxígeno puede «tratar» la hipoxia y el objetivo de la administración de oxígeno es establecer valores de oxígeno en el tejido compatibles con el inicio de la curación normal.

La OHB es un tratamiento simple, no invasivo e indoloro que la mayoría de los pacientes encuentran cómodo y relajante.